Fisiogama en la Transvulcania 2015

 

Éste 2015 tenía como una de las grandes ilusiones realizar una de las pruebas de trail de mayor referencia a nivel internacional, La Transvulcania, en la Isla de La Palma. Desde que vi un video en internet de un amigo, Sergio Pulido “Puli” y me habló de la carrera mi paciente y amigo Javier Pastor, empecé a QUERER correr por aquellos caminos, ver aquellos paisajes que me habían atrapado, vivir los ánimos de todo una isla a lo largo de una muy dura carrera. Por eso en el invierno empecé una planificación de entrenamientos que desde abril fueron ya más específicos y a los que uní una sesión semanal de fisioterapia durante 9 semanas.

 

A primeros de Mayo nos plantábamos Javi y yo a las 4 de la madrugada en el faro de Fuencaliente dispuestos a vivir un gran día, a esforzarnos y a enfrentarnos a un perfil duro pero con un escenario único, terreno volcánico, mar, largos cordales de picón, pinar, pedregales inmensos…todo en un recorrido por parque nacional, un privilegio!

 

Desde el inicio quisimos tomarnos la carrera con calma, quizá sabiendo que no seremos los primeros, conseguimos de ésta manera ir más relajados, disfrutar algo más el paisaje, las pequeñas charlas, algunas tomas grabando…Toda la primera parte de la carrera discurre en un continuo ascenso que cada vez te va dando mejor perspectiva de la isla, de lo que llevas recorrido, de lo que queda. El punto en el que se me pusieron los pelos de punta y las lágrimas casi en los ojos fue el paso por la población de los Canarios, apenas en el km 7, una pasada ver a la gente animando en un pasillo que recuerda un Tour de Francia del Trail. Ese momento durará mucho en mi interior, al igual que ver el amanecer con alguna nube sobre el Teide, la salida en masa de miles de ilusionados corredores al ritmo de ACDC, cada paso por los avituallamientos con los voluntarios que te ayudan a seguir en carrera, el choque de puños entre Javi y yo a medida que vamos completando el recorrido, los momentos de apretar los dientes…

 

Después de todo, cruzar la meta claro que es un gran objetivo conseguido, creo que la locura del deporte muchas veces nos lleva sin querer a compararnos, a querer rebajar tiempos…es algo lógico, pero también tenemos que tener una idea más global de una prueba así, ver la de cosas bonitas y especiales que ese día y la preparación de la prueba nos han hecho vivir, y la gente con la que lo hemos disfrutado, en mi caso con Javi. Por eso, mi crono final en meta, que me pareció un poco demasiado, con sus 15h40, queda en un segundo, tercer o cuarto plano, si pienso que sólo los que estábamos en la salida de la carrera, o los que intentaron prepararla y por cualquier factor no pudieron hacerla ya me merecen un enorme respeto, igual que los que hicieron un tiempo estratosférico o igual que los que acabaron cerca del cierre de control, y ese respeto por todos los que nos dedicamos a ésta afición si es algo que para mi ocupa mayor importancia que el acabar en un puesto u otro.

 

 

tras una semana y media de descanso,comienzo los entrenamientos de bajo impacto para pensar en la siguiente ilusión, el R2R o la maratón del Cañón del Colorado!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *